miércoles, 22 de octubre de 2008

Shopping in Tokyo

Ir de compras no es una afición sana, y menos en los tiempos que corren. Sin embargo, de darse la oportunidad, es absolutamente recomendable salir a dar una vuelta por las calles comerciales de Tokyo.
Tal vez no sea posible llenar el carro en Dior, Chanel o Prada, pero uno estará encantado de contemplar edificios diseñados por SANAA, MVRDV o Herzog & de Meuron mientras es saludado y reverenciado con una sonrisa por el personal de la tienda.


8 comentarios:

Lucía dijo...

Siempre se puede salir sólo a mirar ... Parece que merece la pena y mucho allí.

pati dijo...

Va a ser que prefiero contemplarlos desde afuera... no soy capaz de contenerme en según qué cosas :)

Por cierto, ¿en dónde andabas? ¿Has estado en Tokyo? ¿¿Intentas decirnos eso sin por ello matarnos de envidia??

Como ves, tus ausencias generan muchos interrogantes :D

Besos, JAL :)

JAL dijo...

Lucía, mucho muchísimo. Aunque, en realidad, comprar, comprar... compré muy poco

Pati, bueno, pasé una semanita en Tokyo y dos más por otras ciudades del país.

Belén dijo...

Jo, me matas de envidia niño :)

Pero qie bien, en serio!

Besicos, se te echa de menos :)

James Joyce dijo...

Al que le guste ir de tiendas, puede morir de placer...

Irreverens dijo...

Yo no soy consumidora de artículos de lujo pero hay que reconocer que esos edificios molan.
:)

Petons

JAL dijo...

Belén, gracias! A ver si voy volviendo gradualmente

James, a mí no me gusta y me lo pasé en grande viendo edificios

Irreverens, por mirar...

santamaria dijo...

Solo por ver los edificios, es verdad que merece la pena ir. La arquitectura de Japón es una de las más modernas y extrañas que hay, y donde más libertades se dan a la hora de edificar edificios con formas complicadas.
No viviría yo alli, pero no me importaria hacer una visita.

Un abrazo