sábado, 20 de febrero de 2010

2666, Roberto Bolaño

Publicada en 2004 como novela póstuma de Roberto Bolaño, 2666 es una obra dividida en cinco partes aparentemente independientes que encierran una, en ocasiones, ligera relación a través de sus elaborados personajes.
Alrededor de la figura del escritor Benno von Archimboldi, se desarrolla una trama en forma de cinco recortes inconexos con una relación entre ellos que parece más notoria de lo que en realidad es y que incluso, una vez completada la lectura, da sensación de ser todavía más importante. Así, a través de cinco tramas diferentes, el autor utiliza la figura del ficticio escritor para conducir al lector por diferentes rincones llenos de profundidad psicológica que encierran un trasfondo de aguda crítica de hechos y situaciones reales, a través de meras fotografías.
Se barajó en su momento la posibilidad de que cada una de las partes fuera publicada de modo independiente, por indicación del propio Bolaño. Por suerte, esa opción fue desestimada por su editor y se optó por una única publicación. De lo contrario, 2666 no hubiera sido más que una "pentalogía?" que personalmente no hubiera completado jamás, debido a la calidad desigual de las partes que la componen. En conjunto, sin embargo, es una novela absorbente, que genera un interés, por momentos, paradójico, al engancharse a la lectura de algunos de sus fragmentos simplemente por la forma esperando que el fondo mejore con el transcurso de las páginas.
Queda la duda, después de la lectura completa, de si el resultado es producto del genio de su autor, o, por el contrario, se trataba de un esbozo prácticamente al completo que editores y "cazatendencias" han perfilado y retocado hasta ofrecer la novela actual. En cualquier caso, el resultado es más que interesante, una óptima opción para incorporar a la biblioteca personal.

6 comentarios:

kar dijo...

lo tuve en las manos el otro día y al final no me lo llevé... de Roberto Bolaño se ha hablado tanto y tan bien que es facil decepcionarse, y supongo que eso me pasó a mí cuando leí "Los Detectives Salvajes", libro que a ratos me acabó aburriendo. Y la verdad es que tu reseña de este 2666 no me parece mucho más halagüeña.

Un paseante dijo...

Es probable que Bolaño no hubiese adquirido tanta fama de no ser por el inteligente marketing que hizo Herralde con él. En cualquier caso era un gran dominador de las palabras, y tenía ese leve punto de humor que destingue a los "genios" de los escritores normales y corrientes.
En conjunto, un buen escritor; el adjetivo "grande" ya no sé, pero bueno sí era.

David dijo...

Me lo apunto.

Joyce dijo...

Lo tengo pendiente desde hace tiempo; ahora tengo un motivo más para leerlo.

Saludos

Piedad dijo...

No conozco ninguna de sus obras...
Besos.

Agne dijo...

Siempre aprendo algo nuevo cuando vengo a verte ;)

Besitos & Sonrisas