miércoles, 18 de abril de 2007

ERE de RTVE, el problema de las pensiones

Hace poco más de un mes dejé escapar la oportunidad de escribir sobre la firme propuesta del gobierno alemán de elevar la edad de jubilación hasta los 68 años. Hoy, aprovechando el adiós de Pedro Barthe (voz de las retransmisiones de los partidos de baloncesto) reprenderé el tema dándole una versión española.
Este periodista, que llegó a ostentar el cargo de responsable del área de deportes, se ha acogido al plan de regulación de empleo de la cadena a sus 52 años. A partir de ahora, recibirá, teóricamente, el 92% del salario neto que percibía, como lo harán igualmente los más de 4.000 profesionales incluidos en el ERE.
El gobierno español (sin distinción de colores) viene planteándose seriamente la posibilidad de retrasar la edad de jubilación desde hace algunos años. A su entender, las empresas están desperdiciando profesionales de contrastada experiencia cuyo know-how es sin duda capaz de contrarestar el escaso sobrecoste que supone su permanencia en plantilla.
Curiosamente, RTVE, una de las pocas empresas de titularidad pública que se mantienen en el país, hace oídos sordos de las opiniones del gobierno en ese sentido. La corporación prescinde de miles de profesionales de dilatada experiencia y, la mayoría, de contrastada profesionalidad; y lo hace a una edad alarmantemente temprana, posiblemente en el mejor momento de las carreras de muchos de ellos.
La credibilidad del ministro Solbes, o del que ocupe su lugar a continuación, al comunicar a los españoles la necesidad de aumentar la edad de jubilación para garantizar el sistema actual de pensiones puede verse seriamente dañada con este tipo de ejemplos. ¿Quién convence ahora al señor que se ha pasado la vida trabajando hasta los 65 años 10 o 12 horas diarias en una obra, bajo las inclemencias meteorológicas, bajo la supervisión de auténticos tiranos y con salarios abultados por bonificaciones extraordinarias que no se consideran como base de cotización (quedando una pensión sorprendentemente baja) a que dilate un par de años más su vida laboral?
Las empresas rejuvenecen constantemente sus plantillas, y no tan solo por cuestión de imagen, argumentan también que se trata de aumentar la productividad o simplemente de reducir costes. En un entorno liberalizado, el interés del estado por retrasar la jubilación choca frontalmente con el de las grandes empresas por disponer de plantillas jóvenes, y un intervencionismo deliberado para solventar la discrepancia sería una solución absolutamente inviable.
Con tales condiciones, de salir adelante una ley al respecto, posiblemente tan solo las empresas de reducida dimensión mantendrían en sus plantillas a sus empleados más longevos. Empresas que, si bien son en número las más abundantes en nuestro país, no lo son en absoluto en cuanto porcentajes de contratación sobre el global. Las grandes multinacionales seguirían con sus políticas de recursos humanos modernas; de no ser éstas aceptadas, trasladarse a otro país es tarea sencilla en estos tiempos.
Los entornos cambian, las políticas también deben hacerlo. Si bien hasta ahora ha bastado con las cotizaciones para pagar a los pensionistas, tal vez en un futuro deba contemplarse que deban dedicarse también otras partidas a tal efecto, en lugar de mantener un sistema que, dadas las características demográficas del país, tiene fecha de caducidad. Para ello, el Estado debe de comportarse también como una empresa, debe buscar mayor productividad, debe reducir costes, sin huir de la obligación de mantener un aceptable nivel de bienestar social.
En ningún caso debe de ser necesario disminuir las prestaciones en materia de educación o sanidad, al contrario, debe de trabajarse en su mejora. Pero hay muchas partidas presupuestarias prescindibles, cantidades insultantes malgastadas. Hay quien aboga por abandonar la televisión, por deshacerse del ejército (esta aparente locura funciona en algunos países desarrollados, incluso permitió a otros como Japón o Alemania llegar a donde hoy están); el caso es que hay posibilidades de reducir costes (sólo reduciendo las cantidades que se gastan en viajes oficiales la bolsa para pensiones tendría una buena base). Y es que si no cuidamos a nuestros trabajadores es inútil hablar de medidas para mejorar la productividad o la calidad del trabajo; sin modernización se acarrean los vicios de una infraestructura ya con demasiados parches.

11 comentarios:

PícoraViboríta dijo...

Uyyyyyy,

No dices tú nada!!!
Los responsables del pais como bien dices, están por otras labores y desgraciadamente les preocupa infinitamente más su imagen y los resultados electorales, que cualquier cuestión de interés social que represente una mejora para aquellos que les votan. Y eso, es en verdad un mal endémico, que se traspasan unos a otros sean cuales sean sus siglas y colores políticos.

Curiosa época vivimos de contradicciones y contrastes!!!

Besos mil.

Belén dijo...

Las empresas rejuvenecen constantemente las plantillas, pero no por imagen, les resulta más barato contratar a un becado licenciado, con idiomas, masters e informática y pagarle una mierda, que mantener al otro trabajador por el mismo sueldo. De un mismo sueldo, sacan al menos dos... mira tu que bien...

Saluditos

:)

wen dijo...

Estoy de acuerdo con belén en eso... lo he visto hacer un montón de veces.
Es una verguenza..La gente ( y más las mujeres ) a partir de 40 años ya lo tienen chungo para entrar a trabajar en cualquier lado, aunque sean unos grandes profesionales.
Pero en este pais no solo no se cuida a los trabajadores, tampoco se cuida a los viejos , ni a los joves.. en fin. Alemania está muy lejos.

Abir dijo...

Es harto complicado encontrar una solución que agrade a todos, en teoría para tomar esas decisiones tenemos unos dirigentes cualificados...
Ya veremos cómo evoluciona el país.
Saludos,

Jesús David dijo...

Las soluciones como dice abir son dificil de encontrar, sobretodo con incompetentes al mando.

Nekane dijo...

Ya encontraremos un parche hombre, país de recauchutados esté... "que se yo, qué sabe nadie" se acabaron los viajes del Imserso, nada de abonos en los medios de locomoción publica para nuestros jubilados, ¡qué anden, que hagan ejercicio, mira los japos y sus bicis! nada de medicación gratuita que están completamente enganchaos... luego dicen de la juventud...
Solo hay que pensar un poco, y nada de inventar, que ya esta todo inventao.
Un saludo.

(me parece que me he ido por los Cerros de Ubeda, lo siento)

Xavi Menós dijo...

ufff... tema complex...televisio espanyola te un mal endemic que no se com solucionar/ho. El tema esta en que s-ha de fer alguna cosa i ja fa massa temps que hem allargat l-agonia de l-Ens Public. S-ha de fer algo, no se si aquesta era la mesura correcta pero el dinosaure de TVE s-anava fent extremadament gran...

Bernardo Muñoz dijo...

¡Pues perdonen que discrepe, pero si a mí me jubilaran a los 50 años con el 92% de mi sueldo no me lo pensaba 2 veces!
Ya ocuparía mi intelecto en cualquier otro menester.

la pequeña tortuga dijo...

La empresa donde trabajo trata de "rejuvenecer" constantemente al personal pero, como bien ha dicho Belén, detrás de esa fachada se encuentra el hecho de que a un becario con al menos tres idiomas, licenciado, dominio de excel,etc..le pagan una mierda mientras que a otro trabajador con más antigüedad tendrían que pagarle un pastón por lo mismo

JAL dijo...

Bernardo, ¡no discrepas con nadie! ¿Quién no se retira con esas condiciones? El problema denunciable es que eso supone un desembolso enooooorme para la bolsa de pensiones, lo que, viniendo de una solución pública, va en contra de los principios que el mismo govierno trata de impulsar

santamaria dijo...

Estoy deacuerdo contigo en que el estado tendra que actuar como una empresa si quiere mantener estas pensiones en el futuro, y al fin y al cabo hacer que los que ahora cotizan, no metan su dinero en un saco roto.
Quizas sea un ignorante en este tema, pero creo que la solucion no esta en hacer que las personas se juvilen despues para frenar su juvilación, sino en derrochar menos dinero en asuntos sin ninguna importancia ni razon de ser.Probablemente la mitigacion de la monarquía y las subvenciones a grandes terratenientes en las penínsulas, equipararian esta falta de capital, y alargaría la situacion de convencer a los jovenes como yo, que a parte de pagar una casa de 60 millones, tengamos que hacer un plan de pensiones.

Un saludo.