lunes, 26 de marzo de 2007

Invita la casa

Entro por primera vez al "bar naranja", el color de la decoración hace innecesario recordar el propio nombre de la cafetería para referirse a ella.
Pido un café con leche. Lo encuentro extraordinariamente exquisito, tanto, que, al acabarlo, no puedo resistir pedir otro. El siguiente sigue siendo igual de delicioso. Sin embargo, me aguarda una sorpresa. En uno de los sorbos noto un objeto. "Ah, será una chocolatina", pienso. Intento comérmela, pero... acabo constatando que no se trata de un dulce, sino de una moneda, de esas que llaman de curso legal, no de chocolate. La dejo sobre la mesa y agoto my bebida. Mientras paladeo el último sorbo me pregunto cómo habrá llegado esa moneda a mi taza. Se me ocurren varias hipótesis, de las que acabo quedándome con una: ése será el modo que tienen en este curioso bar de decir "invita la casa".

6 comentarios:

Xavi Menós dijo...

serà que l'euro està x núvols i ha de caure?

Piter dijo...

Ondia... curiòs, pero si penses per on pot haver arribat a passar la moneda no fa massa gràcia. Tot el que no mata.. engreixa !!

Silvia dijo...

Esta es una de las sorpresas mas agradables que puede uno tener cuando te encuentras "algo" en el cafe.
Yo digo que tienes buena suerte.
:)

la pequeña tortuga dijo...

Me encanta

Me encantan las cafeterías/bares/ establecimientos públicos, y este "invita la casa" me gusta doblemente, habrá que exportarlo a otros bares

lorena dijo...

jajjajja muy bueno!
Estoy con Silvia...eres un tío con suerte!
Increíble, unos días sin pasarme por aquí y ya tengo post atrasados que leer!!jajajijia

santamaria dijo...

Igual es la moneda la que le da ese buen sabor, vete tu a saber, y en esa ocasión se les olvido quitarla...jajaja