jueves, 8 de marzo de 2007

La magia del directo

Tengo la fea costumbre de sentarme en el sofá a beberme una Coca-Cola cuando vuelvo de hacer deporte. Pero tengo la costumbre, más fea todavía, de encender la televisión justo cuando aún estoy cayendo sobre el ya maltrecho trono. Si a ello añado que mi actividad física tiene lugar entre las 4pm y las 5pm, se puede decir que mis costumbres comparten belleza.
Todo ello me conduce a hacer un breve zapping antes de la reconfortante ducha en plena ebullición de programas estrella, ("La máquina de la verdad", "El detector de mentiras", "El polígrafo", etc.). Cuando apenas llevo apretados siete botones, mi refresco ya está agotado. Apago, pues, la televisión dejando a Boris Izaguirre y a Ana García Siñeriz pidiendo a la audiencia que colaboren con su programa enviando comentarios vía SMS al número XXXX, mensajes que aparecen inmediatamente en la pantalla.
Una vez en la ducha, conecto la radio. No me suele importar lo que escucho, de hecho, difícilmente soy capaz de estar atento a las recurrentes tertulias. Sin embargo, hay una voz que me hace atender unos instantes: Boris Izaguirre pide a la audiencia que llame para explicar sus vivencias personales con respecto al tema de la tarde. Dudo de si la televisión se ha puesto en marcha sola, pero no, la sensual voz de Gemma Nierga me hace comprender que es efectivamente la radio.
Dejo de pensar qué se habrá hecho de Vidal Sassoon para plantearme lo siguiente: si envío un SMS a Channel nº4, es posible que lo lea Boris, pero es que si llamo a La Ventana, ¡es posible que también me conteste Boris! Seguramente hay una explicación racional para aclarar el asunto, pero en un momento tan relajado, me decanto por pensar que lo que acabo de contemplar no es más que una muestra de eso que llaman "la magia del directo".

4 comentarios:

Xavi Menós dijo...

Yo encontraría otra explicación: Boris es Diós ;) jeejejejejeejejej

Silvia dijo...

Yo no tengo Boris en Australia, y casi le echo de menos!!

Silvia

Elessar29_2 dijo...

Boris aparece por todas partes, respecto al nivel de los programas de las televisiones sobre todo por las tardes la verdad es que dejan mucho que desear con tanto programa del corazon y poligrafos...

Alex Guerrero dijo...

Iba a decir lo que dijo Xavi, pero vamos, otra explicación racional es que te quedaras dormido duchándote y al tipo le diera tiempo a ir de Cuatro a la SER (todo queda en casa).

Apuesto por la abducción alienígena. ¿Te has mirado esas marcas detrás de las orejas?