miércoles, 24 de enero de 2007

Babel


Tras convertirse en pocas semanas en una de las películas imprescindibles de la temporada, uno espera de Babel una película brillante, capaz de atrapar y emocionar como sólo las grandes obras pueden conseguir.
Babel, a pesar de lo que pueda leerse en varias críticas, narra dos historias (sí, no cuatro): una que se desarrolla en Marruecos y otra en Japón. Ahora bien, la primera se muestra desde dos puntos de vista diferentes (víctima y agresor) y es la causa de la que algunos consideran otra historia y que tiene lugar entre México y EE.UU.
La dirección resulta indudablemente excepcional, siendo particularmente destacable el modo de contar la historia nipona, abundando en miradas y asuencias de sonido. Globalmente, los cuatro escenarios muestran realidades atormentadas, de complicada resolución, aunque originadas por sentimientos absolutamente primarios.
Sin embargo, podía esperarse más que una notable realización de este ambicioso proyecto. Y es que en su afán por ahondar en un tema tan actual como es la complejidad de las relaciones internacionales, se produce cierta pérdida de intensidad en una de las historias y distracción por parte del espectador en el seguimiento del conjunto.
A su vez, el guión, aun teniendo aspectos a resaltar, comete algunos errores imperdonables. El más importante, la inclusión de la historia desarrollada en Japón, cuyo lazo con la trama principal es tan delgado que no resulta siquiera creíble en absoluto. Y aun habiendo afirmado que aglutina las secuencias más brillantes del film, hay que resaltar que esta trama hubiera podido ser desarrollada por sí sola, explotando muchísimo más sus posibilidades (personalmente, me hubiera gustado conocer esta historia a través de los ojos de Haneke).
En suma, el pretendido realce del contenido ético, acompañado por la ausencia de una música capaz de conducirnos hacia las miradas desesperadas de los personajes y hacia la desolación de los paisajes, alcanza a desenganchar al espectador del devenir de la historia para centrarse en poner un nombre al tema principal (a gustos, p. ej. "La sinrazón a que conducen las mal llevadas relaciones internacionales, las de EE.UU. en particular"), perdiendo de vista así el sufrimiento de los personajes y las grandes posibilidades de la película.
En definitiva, uno acaba decepcionado, no hay que echar la vista atrás demasiado para encontrar una película perfectamente comparable a esta Babel: Crash. Así es, otra película pretenciosa capaz de emocionar por momentos pero que acaba decepcionando en su conjunto.

7 comentarios:

Alex Guerrero dijo...

Ostras, me has despertado la curiosidad por verla. :)

Anónimo dijo...

Qué dices! Si es un peliculón! Va a ganar el Oscar!

JAL dijo...

Sólo he dado mi opinión, no he dicho que sea mala, sino que me ha decepcionado mucho. Tampoco debes exclamarte porque a una persona no le guste ¿no?. Y el hecho de que gane el Oscar... ¿de verdad crees que es sinónimo de ser la mejor peli del año?
Personalmente, si me tuviera que quedar con una peli americana de 2006 elijo "United 93"

Anónimo dijo...

United 93 es una mierda! Ni la he visto ni ganas!

Roberto dijo...

Anónimo, sos un pelotudo! No le hagan caso, United 93 es excelente

Xavi Menós dijo...

Nin....

no et va agradar la música???? Jo la trobo espectacular... de fet, m'he comprat la banda sonora :D... Jo trobo que Babel és una pel·lícula realment excepcional :D

Però per això, entre gustos....

Un petonet....

pues vaya coincidencias eh???


muaaaksssssss

JAL dijo...

Potser és que esperava trobar una música i una fotografia tan excel.lents que ni una ni l'altra em van semblar tan sols notables